TERAPIA DE OXIGENACION HIPERBARICA EN FIBROMIALGIA

La Fibromialgia (FM) es una enfermedad que se caracteriza por un cuadro de dolor musculo esquelético crónico y generalizado de origen desconocido, donde no existen otras enfermedades o alteraciones que lo expliquen.

La FM es una patología reconocida por todas las organizaciones médicas internacionales y por la OMS desde 1992. Está clasificada con el código M79.7 de la clasificación internacional de las enfermedades (CIE-10) como una enfermedad de reumatismo no articular. Es un problema frecuente en la práctica clínica. Oscila entre  0,7 y  20 %, afectando mayormente a mujeres.

La FM suele presentarse en la mayoría de los pacientes a través de un dolor musculoesquelético generalizado, difuso o multifocal, con intensidad que fluctúa con el tiempo. Los pacientes también suelen quejarse de síntomas similares a los de la artritis reumatoide, como rigidez matutina e hinchazón de articulaciones o extremidades. Otros síntomas frecuentes incluyen fatiga, reducción de la energía y perturbación del sueño. Muchos pacientes refieren tener problemas de concentración, atención, memoria, mal humor e incluso sentirse deprimidos.

Si bien la FM no figura dentro de las indicaciones avaladas, en los últimos años se han realizado una serie de ensayos mostrando los efectos beneficiosos del Tratamiento de Oxigenación Hiperbárica (TOHB) en pacientes con FM.  Se observó que en pacientes con  FM y fatiga crónica, se detectaron alteraciones en la perfusión cerebral, que podrían ser tratadas y mejoradas gracias al uso de TOHB. Particularmente, en pacientes con FM, el TOHB puede mejorar los síntomas y la calidad de vida, gracias a la mejoría en la perfusión y normalizar la actividad en áreas cerebrales relacionadas con el dolor.

El alivio del dolor favorecido por el TOHB en FM está relacionado con su capacidad de estimular la angiogénesis, mediada por VEGF (factor de crecimiento endotelial vascular). El tratamiento hiperbárico produjo rectificación de la actividad cerebral, disminución de la hiperactividad en la región posterior y elevación de la hipoactividad en áreas frontales y puede inducir neuroplasticidad rectificando significativamente la actividad cerebral anormal en áreas relacionadas con el dolor de pacientes que padecen fibromialgias.

Fuentes

Efrati, S., et al., Hyperbaric oxygen therapy can diminish fibromyalgia syndrome–prospective clinical trial. PloS one, 2015. 10(5): p. e0127012.

Yildiz, Ş., et al., A new treatment modality for fibromyalgia syndrome: hyperbaric oxygen therapy. Journal of international medical research, 2004. 32(3): p. 263-267.

Fundación INECO.

LA TERAPIA DE OXIGENACIÓN HIPERBÁRICA EN QUEMADURAS

Los primeros trabajos que demuestran la eficacia de TOHB como adyuvante en el tratamiento de las quemaduras surgieron hace más de 50 años en mineros tratados por intoxicación con monóxido de carbono dónde se evidenció un aceleramiento en la cicatrización de sus heridas por quemaduras. Desde entonces, se ha comprobado la eficacia basada en los resultados obtenidos mediante estudios en animales y datos clínicos en humanos.

Cuando los tejidos blandos como piel y músculos son afectados por quemaduras, el flujo sanguíneo en el área dañada se reduce considerablemente, causando una lesión localizada que suele estar rodeada de tejido normal, incluyendo la piel y tejido subcutáneo. La reducción del flujo causa un área de edema e inflamación que irradia en todas las direcciones, incluso hacia tejidos alejados no afectados por la quemadura. La hinchazón puede extenderse profundamente y afectar músculos y piel periférica, causando un daño aún mayor que la lesión inicial.

La terapia de oxigenación hiperbárica como adyuvante al tratamiento convencional con sulfadiazina tópica reduce la inflamación y el edema, favorece la re-epitelización, disminuye la hipoxia, evita la expansión y acelera la cicatrización de quemaduras hipóxicas e isquémicas. También favorece la implantación y revascularización de los injertos realizados en quemaduras por acelerar cicatrización, mejorar la perfusión de oxígeno y favorecer la irrigación del injerto o implante realizado.

En grandes quemados se demostró que la incorporación de TOHB debe ser lo más temprana posible y reduce considerablemente la incidencia de infecciones, sepsis y la mortalidad.

Fuentes

 Cianci P, L.H., Lee H, Shapiro RL, Sexton J, Williams C, Sato R., Adjunctive hyperbaric oxygen therapy reduces length of hospitalization in thermal burns. J Burn Care Rehabil, 1989. 10(5): p. 432-

Francis, A. and R.C. Baynosa, Hyperbaric Oxygen Therapy for the Compromised Graft or Flap.     Adv Wound Care (New Rochelle), 2017. 6(1): p. 23-32.

El Tratamiento de Oxigenación Hiperbárica acompaña el desarrollo de la Medicina Regenerativa

Las células madres o células progenitoras (SPCs) de los adultos exhiben propiedades similares a las células embrionarias y son muy prometedoras para el tratamiento de desórdenes degenerativos. Se han encontrado en muchos órganos y tejidos, incluyendo cerebro, médula ósea, sangre periférica, músculo esquelético, piel, dientes, corazón, intestino hígado, epitelio ovárico y testículo.

Las células madre adultas normalmente generan los tipos de células del tejido en el que residen. Por ejemplo, una célula madre adulta que forma sangre en la médula ósea normalmente da origen a muchos tipos de células sanguíneas. En general, se acepta que una célula formadora de sangre en la médula ósea, que se denomina célula madre hematopoyética, no puede originar las células de un tejido muy diferente, como las células nerviosas del cerebro.

Los experimentos en los últimos años han pretendido mostrar que las células madre de un tejido pueden dar lugar a tipos celulares de un tejido completamente diferente. Esto sigue siendo un área de gran debate dentro de la comunidad de investigación. Esta controversia demuestra los desafíos del estudio de las células madre adultas y sugiere que es necesario realizar más investigaciones con células madre adultas para comprender todo su potencial como terapias futuras.

Se cree que las células madre residen en un área específica de cada tejido (llamado “nicho de células madre”). En muchos tejidos, la evidencia actual sugiere que algunos tipos de células madre son pericitos, células que componen la capa más externa de pequeños vasos sanguíneos. Las células madre pueden permanecer inactivas (sin división) durante largos períodos de tiempo hasta que se activen por una necesidad normal de más células para mantener los tejidos, o por una enfermedad o lesión tisular.

La neovascularización post natal ocurre por la aparición desde el endotelio de vasos preexistentes (angiogénesis) y por células madres progenitoras liberadas de la médula ósea (vasculogénesis). Esta liberación se da por la isquemia periférica, ejercicios vigorosos, agentes quimioterapéuticos y factores de crecimiento hematopoyéticos. El óxido nítrico juega un rol importante gatillando la liberación y movilización de SPCs de la médula vía citoquina activa de la célula madre (factor de células madre).

¿Cómo influye el Tratamiento de Oxigenación Hiperbárica?

El TOHB produce la hiperoxia necesaria para que el stress oxidativo vía óxido nítrico sintetasa  produzca la liberación de células madres pluripotentes desde el estroma de la médula ósea. La movilización de SPCs debido al TOHB fue demostrada en individuos sanos y en pacientes que recibieron tratamiento por radionecrosis. Estas SPCs movilizadas se caracterizan por la expresión de células de superficie CD34 y CD133 y también CXCR4.

Un subgrupo dentro de las SPCs, llamada células progenitoras endoteliales (EPCs), han tomado gran importancia debido a su capacidad para hospedarse en el sitio de la injuria, diferenciarse en células endoteliales maduras y participar en la reparación vascular. Estas células además de expresar CD34 y Cd133 así como marcadores endoteliales  como CD31 y el receptor tipo2 del factor endotelial vascular (VEGF-R2) , poseen baja densidad de expresión de CD45 (CD45 dim).

Las SPCs también pueden ser obtenidas por estimulación de la médula ósea y ser utilizadas para autotrasplante de  médula ósea. El área de la Medicina Regenerativa se encuentra en pleno desarrollo para el tratamiento de isquemia de miembros y órganos, heridas refractarias y quemaduras.

Fuentes

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21343692

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4774201/

https://stemcells.nih.gov/info/basics/7.htm

¿Cuál es la historia de la Medicina Hiperbárica?

El Oxígeno es el elemento vital que sostiene la vida humana. Cada célula del cuerpo lo necesita para completar los procesos metabólicos que dan vida y energía al organismo. Hace muchos años, estudiando este elemento natural, se desarrolló el principio de la Oxigenación Hiperbárica, dimensionado a partir de la Ley de Henry: “El volumen de un gas que se disuelve en un líquido es proporcional a la presión parcial de dicho gas”.

Ya en 1662 el médico británico Henshaw sostuvo que el aumento elevado de la presión del aire podría aliviar algunas lesiones graves y mejorar condiciones crónicas. Los médicos europeos, Junod en 1834 y Pravaz en 1837, marcaron hitos en terapias hiperbáricas con los primeros baños con aire comprimido que se extendieron por Europa con gran éxito.

La primera Cámara Hiperbárica se construyó en Canadá en 1860 y un año después se utilizó en EEUU para el tratamiento de desórdenes nerviosos.

A mediados del siglo pasado se aceleraron los estudios del Oxígeno en el campo de la aviación y el buceo marino, especialmente por la NASA.

Trascendidas esas investigaciones a la comunidad científica, se incrementaron sus aplicaciones en las diferentes especialidades que ofrece la medicina moderna en todo el mundo.

Hoy, con las nuevas tecnologías y materiales, se brindan tratamientos hiperbáricos con equipos de media presión (1.4 ATM) permitiendo que el paciente no corra riesgos y se beneficie con al aumento en los niveles de Oxígeno en los tejidos.